Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Cuáles son los colores que se llevan actualmente para pintar las paredes de una casa?

shutterstock_2255408139(FILEminimizer)

La elección de colores para pintar las paredes de una casa es una decisión importante que puede tener un gran impacto en la apariencia y la sensación de cada habitación. Los colores de las paredes pueden influir en el estado de ánimo, la percepción del espacio y la cohesión del diseño interior. Por todo ello, si estás pensando en darle un nuevo aspecto a tu hogar, a continuación, y gracias a la ayuda de los expertos de Decolor, os mostramos una guía de los colores que más se llevan para pintar las paredes de una casa.

  • Tonos neutros: los tonos neutros son una elección atemporal y versátil que nunca pasan de moda. Los colores como el blanco, el beige, el gris y el crema son excelentes opciones para crear un ambiente fresco y luminoso. Estos tonos son ideales para espacios pequeños, ya que pueden hacer que una habitación parezca más grande y ofrecen un lienzo en blanco para decorar con muebles y accesorios de colores vivos.
  • Colores pastel: los colores pastel, como el rosa suave, el azul cielo y el verde menta, están de moda para crear ambientes serenos y relajantes. Son perfectos para habitaciones de descanso, como el dormitorio o el cuarto de baño. Estos tonos suaves y delicados aportan una sensación de tranquilidad y frescura a los espacios.
  • Grises modernos: son una opción contemporánea y sofisticada para las paredes de tu hogar. Puedes optar por grises cálidos o fríos, según tus preferencias. Los grises se combinan bien con una variedad de estilos decorativos, desde el minimalismo hasta el estilo industrial, y proporcionan un telón de fondo elegante para la decoración.
  • Azules relajantes: los tonos de azul suave y celeste son ideales para áreas de relajación, como el salón o la sala de estar. El azul está asociado con la tranquilidad y la serenidad, por lo que es una excelente elección para crear un ambiente acogedor y agradable.
  • Colores tierra: los colores tierra, como los tonos de terracota, marrones y verdes oliva, están en tendencia para agregar calidez y un toque de naturaleza a tu hogar. Estos colores son ideales para salones, comedores y cocinas, ya que evocan la sensación de estar en armonía con la naturaleza.
  • Colores vivos y audaces: si deseas añadir un toque de energía y personalidad a tu hogar, los colores vivos y audaces son una elección audaz. Los rojos intensos, amarillos brillantes y verdes esmeralda pueden aportar vitalidad y vitalidad a una habitación. Sin embargo, es importante usar estos colores con moderación para evitar que abrumen el espacio.
  • Tonos metálicos: los colores metálicos, como el oro, el plata y el cobre, están ganando popularidad en la decoración de interiores. Pueden utilizarse en acentos decorativos o en paredes enteras para añadir un toque de elegancia y lujo a tu hogar.
  • Blanco y negro: la combinación de blanco y negro es una elección clásica y atemporal que nunca pasa de moda. Estos colores crean un fuerte contraste y pueden ser utilizados para lograr un aspecto moderno y sofisticado.

Es importante recordar que la elección de colores para pintar las paredes de tu casa debe reflejar tus gustos personales, tu estilo de vida y el propósito de cada habitación. También es aconsejable considerar la iluminación natural y artificial de cada espacio, ya que la luz puede afectar la percepción de los colores.

¿Se puede quitar el gotelé de una pared antes de pintarla?

Sí, es posible quitar el gotelé de una pared antes de pintarla, pero este proceso puede ser laborioso y requerir cierto esfuerzo. El gotelé es una textura rugosa que se aplica a las paredes y techos y, a menudo, se utiliza para ocultar imperfecciones en la superficie. Si deseas eliminar el gotelé y obtener una superficie lisa antes de pintar, toma nota de los pasos que debes seguir:

  • Preparación: antes de comenzar, asegúrate de proteger adecuadamente el área circundante con láminas de plástico, papel de periódico o trapos para evitar ensuciar y dañar los muebles y el suelo. Además, utiliza equipo de protección personal, como gafas de seguridad y máscaras para evitar inhalar partículas de polvo.
  • Humedecer la superficie: aplica agua sobre el gotelé con un rodillo o una esponja para humedecer la textura. Esto ayudará a ablandar el material y facilitará su eliminación.
  • Raspar el gotelé: utiliza una espátula o una herramienta especializada para raspar la textura suavizada de la pared. Debes tener cuidado de no dañar la superficie subyacente. Es un proceso que puede llevar tiempo, especialmente si el gotelé es muy grueso.
  • Lijado: después de eliminar la mayor parte del gotelé, es posible que debas lijar la superficie para obtener una textura uniforme y suave. Utiliza papel de lija de grano fino para alisar la pared.
  • Reparación de imperfecciones: es posible que, durante el proceso de eliminación del gotelé, se hayan revelado imperfecciones en la pared, como grietas o agujeros. Debes reparar estas imperfecciones con masilla o compuesto para juntas y lijar nuevamente para lograr una superficie uniforme.
  • Sellado y preparación para la pintura: una vez que la pared esté completamente lisa y libre de imperfecciones, debes aplicar una capa de imprimación para sellarla y prepararla para la pintura. La imprimación ayudará a que la pintura se adhiera correctamente y proporcionará un acabado uniforme.
  • Pintura: después de que la imprimación se haya secado, puedes aplicar la pintura de tu elección en la superficie preparada.

Es importante destacar que la eliminación del gotelé puede ser un trabajo laborioso y, en algunos casos, puede requerir la ayuda de profesionales. La dificultad del proceso dependerá de la cantidad de gotelé, su grosor y la calidad de la superficie subyacente. Además, ten en cuenta que algunos tipos de gotelé contienen amianto, por lo que es importante verificar la composición del material antes de comenzar el proceso de eliminación, especialmente en edificios más antiguos.

Comparte
Mas articulos

El arte de leer

No hay nada que nos siente mejor que una buena lectura. Y aunque los españoles no nos podemos quejar, está