A medida

A medida

No sé por qué se ha cambiado la idea de los muebles a medida para pasar a comprar muebles estandarizados que no terminan nunca de encajar a la perfección en ningún espacio y que no ahorran tanto dinero como la gente piensa. Lógicamente, si bajamos la calidad de los que nos interesa y acabamos comprando una mesa de “papel de fumar” es posible que abaratemos costes, pero no porque la mesa sea estándar y no a medida, sino porque se rompe de solo mirarla.

Los muebles de cocina son el ejemplo perfecto. Antes se contrataba a un carpintero ebanista que fabricara los muebles de cocina que queremos instalar dependiendo del diseño del espacio. Luego unos instaladores profesionales, que a veces vienen de parte del propio carpintero, son los que se encargaban de montar todo. Esto conseguía unos resultados magníficos pues los muebles medían exactamente lo que debían para llegar de pared a pared, optimizando todo el espacio y consiguiendo un mayor número de muebles de almacenaje.

Hoy por hoy, los muebles se compran en grandes superficies tipo Leroy Merlín o Ikea, se van encajando como tetris para que todo se vea lo mejor posible y los huecos que siempre quedan, a un lado u a otro, se esconden con embellecedores o frentes de madera que ocultan el hueco vacío, un espacio que no es más que un rincón desaprovechado que podría habernos servido para guardar bandejas, especias o lo que se nos ocurra.

Pues con el resto de muebles pasa exactamente igual. Wardrobe System, expertos en la fabricación de armarios a medida, asegura que un armario estándar de buena calidad y un armario a medida no distan mucho en precio, a pesar de lo que la gente piense, y con el armario estándar perdemos espacio y normalmente no termina nunca de encajar en el hueco que queremos.

Muebles funcionales

Por otro lado tenemos que pensar en la funcionalidad del mueble. Hoy en día, las casas de nueva construcción no destacan precisamente por su amplitud y por eso son muchas las empresas que fabrican muebles muy funcionales que pueden servir para más de una cosa. Mesas que se convierten en taburetes, armarios empotrados de los que se abren camas, mesas  incluso escritorios o estanterías y mucho más. Cualquier cosa para maximizar espacios es viable, pero no a cualquier coste.

Actualmente están muy de moda las habitaciones infantiles cuyos muebles tienen más de un uso. Por un lado, con este tipo de mobiliario consigues ahorrar espacio, y por otro, al hacer que el mueble vaya creciendo junto al niño, consigues ahorro económico.

Pensemos en las cunas convertibles. Compras una cuna que te cuesta alrededor de los 500 euros y tienes la cuna con cajones y un cambiador, todo perfecto para  nuestro bebé hasta los dos años, ¿Y luego qué? Pues se convierte, así de sencillo.  Al separarse las piezas, la cuna convertible acaba siendo una cama de 90, un escritorio pequeño pero suficiente hasta los 12 años, y una cajonera perfecta para dicho escritorio, o a modo de mesita de noche. Incluso las hay que vienen con estanterías.

Del mismo modo ocurre con las típicas “cama tren”, que estandarizadas suelen no encajar correctamente en los espacios pero a medida son una maravilla para habitaciones donde duerme más de un niño.

De hecho, actualmente hay hasta armarios pensados por y para escondes muebles que no se usan constantemente, pero de nuevo, todo esto solo es posible que se fabrica a medida.

Las ventajas:

  • Pueden adaptarse a cualquier espacio. El mueble a medida es perfecto incluso para espacios de 60 cm o menos.
  • Totalmente personalizables. Quieras lo que quieras, o necesites, puedes pedirlo y se instalará en el mueble a medida. Además, no habrá dos iguales, por lo que tendrás un mueble único.
  • Gran variedad de materiales. No tenemos que ceñirnos solo al aglomerado que podamos encontrar en grandes superficies, nuestros muebles pueden fabricarse con los materiales que deseemos.
  • Optimizan espacio, en todos los sentidos. Tienen gran capacidad de adaptación.
  • Muebles camuflados. Si necesitas un mueble en algún espacio pero no te gusta cómo queda, tal vez se pueda camuflar con otro uso o decoración.
  • Gran calidad. Suelen tener muy buena calidad, aunque todo depende de los materiales seleccionados.
  • Esa calidad repercute directamente en la durabilidad, por lo que nos aguantará más tiempo.
  • Son muebles cómodos, pues están pensados por y para ti,

Desventajas:

  • Pueden ser más caros que los muebles estándar, aunque todo depende de la tienda y el material seleccionado.
  • Su fabricación lleva tiempo por lo que hay que tener paciencia.

Deja un comentario