Cómo ahorrar en electricidad y calefacción

Cómo ahorrar en electricidad y calefacción

Actualmente estamos viviendo un momento bastante complicado tanto a nivel social como económico. Según los expertos la economía todavía no ha tocado fondo y lo peor está por llegar. Se van a destruir más puestos de trabajo y muchas familias sufrirán verdaderas dificultades económicas. 

Es por eso muy importante ahorrar lo máximo posible y más si se puede conseguir de manera sencilla. En este artículo vamos a darte algunos consejos para ahorrar en energía, ya sea para reducir las facturas eléctricas o para bajar el consumo en calefacción. 

· Aprovecha las coladas al máximo 

La lavadora y la secadora son de los electrodomésticos que consumen más electricidad. Es por eso importante que cada vez que se ponga una colada aprovecharla al máximo y llenarla. No pongas nunca la lavadora con pocas prendas, es conveniente esperar y llenarla. Además, si tienes pocas prendas sucias siempre puedes optar por lavarlas a mano. También se ahorra con la lavadora eligiendo programas de baja temperatura, porque este electrodoméstico consume bastante energía en calentar el agua. 

Sobra decir que siempre que se pueda habrá que evitar la secadora e intentar que la ropa se seque al aire libre. Es una medida muy fácil de aplicar y que reducirá el consumo. 

· Evita al máximo el lavavajillas 

El lavavajillas consume cerca de 246 kilovatios a la hora, por lo que si puedes evitarlo lo máximo posible sería recomendable. Si tienes pocos platos sucios es mejor que los friegues a mano antes que tener que encender el lavavajillas con cuatro cubiertos y unos pocos vasos o platos. También una medida para ahorrar con el lavavajillas es utilizar programas cortos y a baja temperatura. 

· Desconecta todos los aparatos que no utilices 

Si tienes aparatos electrónicos que solo utilizas muy de vez en cuando es aconsejable que los desconectes de la corriente porque en muchos casos suelen consumir electricidad a pesar de no encenderse. Se trata del llamado consumo fantasma o stand by. Estos aparatos son por ejemplo la televisión, los cargadores de los móviles, el ordenador o la cafetera. 

· Regula la temperatura 

La calefacción consume mucha energía y para evitar sorpresas en las facturas hay algunos trucos que deberás seguir. Es mejor poner termostatos y temperaturas constantes antes que encender la calefacción a tope para llegar a una temperatura agradable y luego apagarla. para que te hagas una idea, la calefacción por cada grado por encima de los 20 consume entre un 5% y un 7% más. 

· Apuesta por las ventanas PVC 

Tener ventanas de calidad ayuda a ahorrar energía.”Las ventanas de PVC ofrecen buen aislamiento térmico, evitan las corrientes de aire en los hogares y también son una forma de ahorrar energía, incluso se puede reducir un 50% las facturas de luz y gas. Además, las ventanas de PVC aíslan acústicamente, no producen condensaciones de moho, son respetuosas con el medio ambiente y se instalan fácilmente”, explican desde la empresa de venta de ventanas PVC Crearsur.  

· No tapes los radiadores 

Si tienes radiadores en tu casa un truco para no gastar demasiada energía en calefacción es no taparlos ni poner prendas de ropa sobre ellos. 

· Ventila durante poco tiempo y baja las persianas

Para ventilar es suficiente con una hora diaria, por lo que si abres más tiempo las ventanas en invierno estarás enfriando la casa y gastando más energía en calefacción. 

Otro truco para conseguir que una vivienda no se enfríe demasiado es al llegar la tarde-noche bajar las persianas. 

· Ahorrar en la propia factura a través de la potencia, consumo o tarifa  

Una medida para ahorrar en luz o gas es contratando una tarifa adecuada a los hábitos o al gasto. La factura eléctrica se divide en potencia y en consumo. Y hay que estudiar ambos conceptos para conseguir el mayor ahorro posible.

Es bastante habitual que muchos hogares tengan contratada mayor potencia de la que necesitan por lo que sería oportuno saber si tienes la que realmente necesitas. También hay que revisar cuánto estás pagando el kilovatio con tu tarifa actual y si hay otras compañías o tarifas en las que el kilovatio esté más barato. En Internet se pueden encontrar algunos comparadores que te ayudarán a encontrar la mejor opción del mercado. 

Además, también existen asesorías energéticas. Este es un sector bastante desconocido, pero suelen tener servicios gratuitos para los clientes y ayudan a ahorrar en las facturas. En este caso, los profesionales estudiarán tus facturas, te dirán cuál es la mejor compañía para ti y calcularán cuánto dinero puedes ahorrar cada mes en luz o gas.

Otra forma de ahorrar en las facturas es a través de las tarifas de discriminación horaria. Puede ser una buena opción para aquellas familias que estén fuera de casa por estudios o trabajo la mayor parte del día. 

Las tarifas de discriminación horaria dividen el consumo en dos periodos (habitualmente, aunque en algunos casos en tres). Estos dos periodos se denominan punta y valle. El periodo punta es el periodo más caro, en invierno es desde las 12:00 horas hasta las 22:00 horas, mientras que en verano este tramo va desde las 13:00 horas hasta las 23:00. El horario valle es el periodo barato, y aquí el precio del kilovatio se encuentra al 50%. Hay 14 horas diarias dentro del periodo valle, siendo en invierno desde las 22:00 horas hasta las 12:00 horas, mientras que en verano este tramo comienza a las 23:00 horas y finaliza a las 13:00 horas. Durante la noche la electricidad se encuentra a la mitad de precio por lo que si se realiza el consumo eléctrico en este periodo se puede ahorrar bastante dinero. Aunque dependerá de los hábitos del hogar pero si se intenta poner la lavadora o el lavavajillas, ducharse, poner la calefacción o cocinar en el tramo valle se conseguirá reducir drásticamente las facturas eléctricas. 

Estos son algunos trucos sencillos para ahorrar energía e intentar reducir las facturas de luz o gas. Se pueden aplicar fácilmente y no suponen un gran esfuerzo y la economía de tu hogar lo agradecerá. 

Deja una respuesta