Tips para elegir el sofá del salón

Tips para elegir el sofá del salón

Cuando pensamos en el salón, el mueble que primero nos suele venir a la mente es el sofá. Conscientes de la importancia que tiene el sofá vamos a hablar en profundidad sobre él y te daremos una serie de consejos. El sofá normalmente está en el centro del comedor, teniendo una función importante pues es de los sitios donde se suele reunir la familia.

Como es uno de los muebles que utilizamos más y que también probarán las visitas, lo mejor es optar por una de calidad y que sea duradero.

¿Dónde se coloca el sofá?

A la hora de saber colocarlo, hay que pensar qué sitio puede ser el mejor. Mucha gente lo quiere tener pegado a la pared, aunque dependerá del sitio que tengas. Lo más normal es ponerlo en la pared en forma de L y si hay más espacio, en forma de U.

¿Qué espacio reservo para el sofá?

Aquí lo mejor es medir el largo, donde hay que proceder a medir la pared en la que queremos ponerlo y restarle del orden de 90 cm. Con ello, vas a tener la seguridad, de que, aunque le pongas mesitas, el espacio va a valer para que puedas caminar. De no haber más sitio, tendrás que optar por otros más convenientes.

¿Cuál va a ser el mejor tamaño para tu sofá?

En el caso de que te hayas formado una idea clara sobre su forma, el largo o el sitio donde lo vas a querer, deberás saber que las personas que miden 1,70 de alto, el sofá tener de 75 cm a 90 cm de profundidad y una altura de entre 80 y 90 cm.

Importante que las rodillas puedan doblarse bien y que se puedan flexionar en ángulo de 90 grados. La textura es fundamental, siendo mejor un sofa de dureza, a excepción de a pared de la espalda y que sea más blando en la zona de los riñones.

¿Qué utilidad va a tener tu sofá?

Debemos pensar si el sofá de nuestro comedor se va a usar mucho o si solo va a ser para visitas y poco más. Dependiendo de ello, podremos comprarlo de una forma o de otra.

En opinión de Muebles Saez y en base a su experiencia, creen que, a la hora de elegir sofá, lo mejor es que su mantenimiento sea lo más fácil posible, donde la fibra sintética o e algodón son ideales. Si se cuenta con mascotas, también con más razón hay que optar por la mayor practicidad posible.

De todas maneras, el sector ha vivido tiempos de muchos cambios en los últimos años, donde han aparecido de muchos tiempos y materiales, algo que se ha hecho evidente también en el número de productores pues han llegado muchos provenientes de Asia.

Al final debido a ello, cuando una empresa de muebles desea continuar con su actividad, debe combinarla con la posibilidad de que el éxito comercial sea un hecho, por lo que tienen que estar siempre preparados para innovar a la hora de fabricar sus modelos de sofá.

Parece recomendable, siempre que sea posible, el optar por una tienda que esté próxima a donde viva y en el caso de que busques muebles por Internet, que cuente con las garantías debidas.

No olvidemos que puede ser de gran utilidad el leer los comentarios de las personas que hayan estado comprando muebles o visitando la tienda para hacernos una idea de la experiencia que han tenido antes.

Siempre merece la pena buscar un sitio en el que, tanto la atención al cliente como el asesoramiento, sean personalizados, pues es algo que actualmente es lo que más se está buscando.

El montaje y el transporte gratuitos son también muy convenientes y también que se lleven el anterior sofá, pues en muchas ocasiones suele ser bastante laborioso el deshacerse del antiguo sofá y ellos saben muy bien como llevárselo de forma sencilla.

No hay que olvidar tampoco de la atención post-venta, que es algo que cuando compramos el sofá que parece carecer de importancia, pero que realmente la tiene, pues el cliente valora mucho el que se le atienda en los problemas que pueda tener el sofá.

Está claro que comprar un sofá cuenta con muchas más variables que hace tan solo unas pocas décadas pues hay muchos modelos y los hay incluso donde se pueden regular eléctricamente o hacerse cama, por lo que hay que tener presentes muchas cosas antes de tomar una decisión final y se adapte a lo que buscamos. El fallar en la elección de un sofá podemos pagarlo caro, pues por lo general suele ser un mueble que se le da mucho uso.

Deja un comentario